Donald Trump anunció ayer que habrá pruebas gratuitas del nuevo coronavirus para todos los estadounidenses, al mismo tiempo que ascendió a 50 el número de muertos en el país y más de 2.500 infectados.