A diez años del gran terremoto que conmovió a Chile, el presidente Piñera llamó a "no dejar que un puñado de violentos que no respetan a nada ni a nadie termine imponiendo sus términos"