El jefe de Estado anunció que enviará al Congreso la reforma de la Justicia Federal y afirmó que terminará "con la discrecionalidad judicial que reemplace a las normas del derecho". Apuntará a la "creación de un nuevo fuero federal penal" con "medio centenar de magistrados", lejos de la docena donde se concentran hoy las causas federales. "Queremos terminar para siempre con la manipulación de los sorteos que un grupo oligopólico de jueces federales ha permitido".

Además, modificará la Ley de Inteligencia, por decreto, para impedir que la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) realice "tareas represivas" y que posea "facultades compulsivas o funciones policiales", además de desactivar su participación en "tareas de investigación criminal como auxiliares de la Justicia".