En medio de la pandemia, el gobierno nacional enfrentará a un nuevo desafío para controlar la propagación del coronavirus. Fuentes oficiales informaron que durante Semana Santa se endurecerán los controles en puntos estratégicos y buscarán evitar el éxodo de ciudadanos a los principales puntos de descanso.

Para eludir situaciones de desborde y evitar que la gente incumpla con el aislamiento social preventivo y obligatorio, el Ministerio de Seguridad ajustará las medidas de contención y apuntará a lugares estratégicos. Esto quiere decir que se profundizarán los controles en rutas y autopistas que van hacia las playas bonaerenses. De la misma manera, se controlarán las zonas cercanas a barrios privados y quintas.

Desde el organismo que lidera Sabina Frederic destacaron que esta Semana Santa "no será un fin de semana largo tradicional". Por lo tanto, se pondrá especial atención a los puntos de tránsito más concurridos, de acuerdo con las investigaciones realizadas en los últimos meses por el Ministerio y las fuerzas de seguridad.

"Vamos a coordinar con la provincia de Buenos Aires para que ellos se ocupen de entradas y salidas en las afueras del área metropolitana y ciudades costeras", detalló Frederic en una entrevista radial ante la posibilidad de que haya movimiento de gente que quiera trasladarse.

Cabe destacar que en las últimas horas se intensificó el despliegue de las cuatro fuerzas federales en las zonas clave del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y aumentaron los retenes.