Bolsonaro visitó ayer tres ciudades-dormitorio en Brasilia, donde dialogó con un vendedor ambulante y trabajadores humildes, y escuchó su drama, el de millones de brasileños en la informalidad que dejaron de percibir ingresos debido a la cuarentena por el coronavirus.