Y a en 2019, el Banco Central informó que el 30% de las familias argentinas no podían pagar el saldo total de la tarjeta de crédito debido a los altísimos costos financieros, siendo la morosidad más alta desde 2009. El panorama de los ingresos se agravó en el marco de la pandemia y ayer la autoridad monetaria dispuso que los saldos impagos podrán refinanciarse con tres meses de gracia, en hasta 9 cuotas y con una tasa de interés del 43%.

Si bien el costo financiero acordado con los bancos sigue siendo alto, la alternativa pareciera aliviar bastante a los endeudados que afrontan hoy altísimos intereses por pagar el mínimo.

"El costo financiero anual total lo calculo del 45 al 50%, por lo cual creo que va a estar por debajo de la inflación, esto no es ni bueno ni malo, es necesario, porque hoy la gente necesita posponer ese pago y disponer del dinero para cuestiones más básicas que pagar la tarjeta", consideró Damián Di Pace, experto en consumo y director de la consultora Focus Market, quien destacó que la medida abarca las deudas que arrastre la tarjeta de antes.

En concreto, los bancos deberán refinanciar en forma automática los saldos impagos de tarjetas de crédito a un año de plazo con 3 meses de gracia, 9 cuotas mensuales, iguales y consecutivas y una tasa nominal anual del 43%. Los clientes que opten por no pagar el total del vencimiento no deberán realizar trámites para acceder a este beneficio.

El vencimiento de los resúmenes de las tarjetas de crédito operados entre el 20 de marzo y el 12 de abril ya habían sido trasladados al 13 de abril, sin generar intereses resarcitorios.

La entidad los dispuso ante los saldos impagos correspondientes bajo el régimen de tarjeta de crédito que operen a partir del 13 de abril y hasta el 30 de abril. En agosto, "las cuotas comenzarán a pagarse en agosto, a un valor de 147 pesos por cada 1.000 pesos refinanciados". Esos saldos refinanciados podrán ser precancelados total o parcialmente en cualquier momento y sin costo -excepto el interés compensatorio devengado hasta la precancelación- cuando el cliente lo requiera.

Tanto el débito directo como el débito automático pueden ser reversados a solicitud de los clientes dentro de los 30 días corridos contados desde la fecha del débito y la devolución de los fondos debe operar dentro de los 3 días hábiles de la solicitud.