El coronavirus caldeó los ánimos entre los presos de Colombia, que realizaron una serie de motines en protesta por el hacinamiento y la falta de elementos para prevenir el contagio del coronavirus. La revuelta más trágica ocurrió en Bogotá durante las primeras horas del domingo y terminó con 23 reclusos muertos y 83 heridos.

La cárcel Modelo, de la capital colombiana, fue el escenario de la más sangrienta de las protestas, ya que decenas de internos intentaron fugarse. "El resultado fueron 23 privados de la libertad muertos y 83 heridos, de los cuales 32 están en centros hospitalarios", detalló ayer la ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco.

Aunque los presos se levantaron contra el hacinamiento y la posibilidad de contagios masivos en los penales, la funcionaria aclaró que "no hay un problema sanitario" y aseguró que solamente se trató de "un plan criminal de fugas que fue frustrado". "No hay un solo contagio, ni de un privado de la libertad ni del cuerpo administrativo o de custodia que tenga coronavirus o que pudiera estar aislado por coronavirus", aclaró.

Hasta el momento, el coronavirus provocó la muerte de dos personas en Colombia y contagió a 231.