Cuatro policías de la provincia de La Pampa fueron separados preventivamente de sus cargos después de que Francisco Nazareno Vivandelli, un joven que había sido detenido por violar la cuarentena por coronavirus, terminara internado en estado crítico en un hospital, tras haber sido golpeado en la cabeza. Vivandelli, un peón de 27 años, sigue en estado grave y está internado en el Hospital Molas, de Santa Rosa. "Todos los detenidos coincidieron en que las lesiones graves que presenta Francisco se provocaron porque se arrojó desde arriba de la cama cucheta, de cabeza, directamente al suelo, en dos oportunidades", dijo el fiscal Juan Bautista Méndez. Los médicos acompañaron esa versión y en su informe asentaron que el paciente sufría de alucinaciones. La familia del peón apunta al abuso policial.