En medio de un pronunciado incremento de sus ventas, los supermercados acordaron con el gremio de Comercio mantener un horario acotado. A partir de hoy, las grandes cadenas no tendrán permitido abrir antes de las 7 de la mañana, ni cerrar después de las ocho de la noche.

Las grandes superficies de los supermercados estallaron durante el fin de semana con personas que buscaron abastecerse para enfrentar la cuarentena. El boom se verificó desde el jueves 12 de marzo, cuando las principales cadenas notaron que sus ventas casi se duplicaron. Ese día, el presidente Alberto Fernández dijo que no descartaba un cierre total de la actividad, y la población decidió prevenirse.

Según un informe de la consultora Scentia, los productos más buscados fueron lavandina (creció 123% frente a la misma fecha del año pasado), harinas (112%), premezclas (104%), toallitas desinfectantes (102%), vegetales en lata (98%), jabón (96%) y legumbres (94%).

Ese fin de semana, con la cuarentena confirmada, el fenómeno se repitió. El viernes, las ventas aumentaron un 113%, el sábado un 83% y el domingo cerró con un alza del 200%, según el informe.

A pesar de eso, desde las empresas con presencia en todo el país no se apuran a festejar. La demanda inesperada los dejó practicamente sin stock de los principales insumos de limpieza y alimentos. En ese marco, hay preocupación sobre la continuidad de la cadena de distribución de los artículos para mantener las góndolas abastecidas.

Además, se buscan formas de hacer seguimiento de la salud de sus empleados, porque un contagio extendido entre los trabajadores afectaría cada uno de los establecimientos.