La policía carabinera reprimió la movilización con gases lacrimógenos y gas pimienta para dispersar a los manifestantes, quienes tomaron varias estaciones de subterráneo durante la mañana y tarde de ayer.