E n sólo un día, las autoridades italianas confirmaron la muerte de cuatro personas por coronavirus, con lo que se elevó a siete el número de fallecidos en el país. El pánico se extiende y ante el temor a una cuarentena generalizada, la población arrasó con todo lo que encontró en los supermercados.

Las últimas víctimas son un hombre de 62 años, oriundo de Como; uno de 80, de Milán; otro de 88 proveniente de Caselle Landi y el último de 84, de Bérgamo. Todos ellos presentaban patologías previas. Sus decesos se dieron en distintas ciudades de la región norte del país, donde se registró la mayor cantidad de casos de covid-19.

"Hay 219 infectados, 167 de ellos en Lombardía", puso como ejemplo el jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli.

Prevención

Frente a esta alarmante situación que convirtió a Italia en el tercer país con mayor cantidad de casos, detrás de China y Corea del Sur, varias ciudades tomaron medidas para tratar de evitar los contagios.

Por un lado, el gobierno decretó que 11 localidades del norte del país quedaran en cuarentena; mientras que en el sur, las autoridades de Basilicata anunciaron que implementarán la cuarentena domiciliaria obligatoria de 14 días para todas las personas que llegan desde las regiones norteñas.

Mientras tanto, el pánico aumenta y ya se nota en los supermercados. Los vecinos se agolpan en las puertas de los comercios y, desesperados, cargan los changuitos con productos de primera necesidad, ante el temor de que la cuarentena se extienda.

Las góndolas quedaron arrasadas, mientras que los jabones desinfectantes, toallitas húmedas y los barbijos desaparecieron. Este fenómeno no ocurrió sólo en los distritos en cuarentena de las regiones de Lombardía y Veneto, sino también en grandes urbes, como Milán. Agua, pasta y alimentos no perecederos fueron los más buscados.

"Estamos listos para enfrentar cualquier necesidad. Los almacenes están llenos, sólo se trata de transportar los productos a los estantes", señalaron empresarios de las cadenas de supermercados más importantes del norte del país, en un intento por llevar tranquilidad. Sin embargo, el anuncio no logró calmar a nadie.

Dinero sucio

La desesperación aumenta y con ella también proliferan los especuladores. La mayor asociación de consumidores, Codacons, anunció la presentación de una denuncia judicial "contra la especulación sobre las listas de precios que se registran en los principales portales de comercio electrónico". El presidente de la entidad, Carlo Rienzi, detalló que un gel desinfectante clásico que normalmente se vende a unos 3 euros, en la web comenzó a comercializarse a 22,5 euros.

"Las mascarillas protectoras que antes se vendían a menos de 10 centavos de euro cada una, ahora cuestan 1,8 euros en Internet, con un aumento del precio del 1.700%", concluyó.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos