Como la frontera está cerrada por la pandemia de coronavirus, Montillo -quien se encuentra en Santiago de Chile- no podrá despedir ni a su papá ni a su abuelo.