Una de las alternativas que se evalúan para sesionar es que asistan al Legislativo los jefes de cada bloque, y un puñado de legisladores más para que representen a sus compañeros de bancada. El Congreso busca cómo organizar una sesión respetando las exigencias sanitarias y de distancia entre los distintos diputados y senadores.