Primero fue su hermano mayor Gustavo y ahora, tras ser denunciados por vecinos de Córdoba, fueron imputados la cuñada y la madre de Dybala, quienes volvieron de Torino el 14 de marzo (una de las zonas más afectadas por la pandemia) y no cumplieron con el aislamiento.