"Cuando usted dice ‘carteles’, ¿a qué se está refiriendo? ¿Literalmente a los carteles que están por las calles?". Esta pregunta al religioso colombiano Marino Restrepo desató una serie de críticas que Gisela Barreto no soportó y ayer hizo su descargo en las redes. "La pregunta la hice porque no sabía de lo que estaba hablando. Soy periodista especializada en religión y defendiendo los valores. Le pregunté específicamente de los carteles. No tiene nada de malo", explicó. Y agregó: "No me duelen a mí las críticas de la gente, le tengo lástima a esa gente. Son gente vacía. No tienen nada que hacer en su vida, están prendidos a una red. Estoy ocupada en mi familia, en el aire libre. Eso te refleja el alma. Estas personas están en una red virtual tratando de no ver a nadie. Están en la tercera guerra mundial. Todo lo que digan me da igual".

Y agregó: "Lo que hay en el alma se refleja en el exterior. Yo le agradezco a la gente. Quieren hacerme un mal, defenestrar a alguien y se ridiculizan ellos. Tienen mucho odio. El revoque que se ponen en la cara no les tapa la amargura. Las almas están detonadas, son almas que sufren. Son vivos muertos. Hay que vivir caminando en la tierra y con los ojos en el cielo". Con escaso sentido del humor, la ex mediática continúa generando polémica.