Con más de 118 muertos y de 7.700 casos positivos en Estados Unidos, Donald Trump se describió como "un presidente en tiempos de guerra". Además, anunció el cierre de la frontera con Canadá.

Para justificar el aumento de las medidas de restricción aplicadas en el país, el jefe de la Casa Blanca afirmó que es "un presidente en tiempos de guerra", ya que considera que todo el mundo está en "una situación muy dura".

En este marco, Trump anunció que por acuerdo mutuo, la frontera con Canadá permanecerá cerrada para el tránsito "no esencial" para contener la propagación del coronavirus.

El mandatario detalló que el acuerdo entre ambas naciones estipula el cierre de la frontera norte que limita con Canadá y aclaró que "el comercio no se verá afectado". La medida había sido adelantada por medios de ambos países, a pesar de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien está en cuarentena desde que su esposa dio positivo, se había mostrado reacio a la idea de restringir el tráfico fronterizo.

"Casi 200.000 personas cruzan la frontera cada día y ese tráfico es literalmente un salvavidas para canadienses y estadounidenses de ambos lados", había dicho la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, al referirse a los posibles bloqueos.