El miedo a que los italianos lleven el coronavirus por el mundo es cada vez mayor y un avión de Alitalia ya sufrió las consecuencias. Con 224 pasajeros y tripulantes, una aeronave llegó ayer a la isla Mauricio, en el sur del océano Índico, y fue bloqueado por las autoridades locales, que también impidieron bajar a un grupo de unas 40 personas provenientes de las regiones de Lombardía y Veneto, pese a que ninguna presentaba síntomas.

"En base a disposiciones de las autoridades de Mauricio, no transmitidas a la compañía antes de la llegada del vuelo, el desembarco de 40 personas originarias de Lombardía y Veneto fue condicionado a quedarse en cuarentena", explicó Alitalia.

Por lo tanto, los turistas que pensaban disfrutar de unas vacaciones en la isla africana deberán retornar a su país. "A pedido de ellos mismos, Alitalia está preparando el regreso inmediato, pese a que ninguno declaró síntomas de malestar", concluyó la aerolínea.