M arcelo Barovero dejó su nombre marcado a fuego en la historia de River. En los cuatro años que defendió "el arco más grande del mundo" -frase del inolvidable Amadeo Carrizo-, Trapito conquistó seis títulos, entre ellos la Libertadores 2015 y la Sudamericana 2014, en la que vivió su momento de gloria al atajarle un penal a Emmanuel Gigliotti en la semifinal ante Boca. Tras rechazar la propuesta para renovar su vínculo, el sábado 14 de mayo de 2016, frente a Gimnasia, se despidió del Monumental para continuar con éxito su carrera en el fútbol mexicano, primero en Necaxa y luego en Monterrey. Su vínculo con los Rayados, justamente, culmina una vez que concluya la presente temporada. Por eso el cordobés, de 36 años, se refirió a un posible regreso al Millonario.

"Si en algún momento se abre la puerta y se da la oportunidad de regresar, uno tiene que estar a la altura. Voy a estar siempre agradecido por haber tenido la suerte de integrar ese grupo magnifico que reinició una etapa del club. Es algo impagable e increíble haber sido parte de la historia de la institución y que las cosas queden grabadas. Tengo bien claro que el tiempo que estuve lo viví, lo disfruté y estuve a la altura", comentó en "Cómo te va" (AM Del Plata).

Más allá de que Franco Armani se ganó con creces la titularidad, Barovero podría luchar el puesto y convertirse en un recambio de lujo para Marcelo Gallardo, teniendo en cuenta que Enrique Bologna y Germán Lux no renovarían sus respectivos vínculos.

"Una cosa es lo que uno puede armarse como un sueño y otra es la realidad. Hoy por hoy me siento capacitado para enfrentar cualquier objetivo que me pongan sobre la mesa", agregó Trapito. ¿Tendrá una segunda etapa en River?