A cuatro meses de las elecciones del 3 de noviembre y con la pandemia de coronavirus y las marchas contra el racismo poniendo en jaque su reelección, Donald Trump festejó el Día de la Independencia de los Estados Unidos haciendo una exhortación directa a sus votantes blancos al denunciar la que calificó como una "revolución cultural de izquierda" y advirtió que "está diseñada para derrocar a la revolución estadounidense".

Trump celebró ayer el 4 de Julio con un saludo a la nación y un despliegue de fuegos artificiales en Washington que congregó a miles de personas, ignorando recomendaciones de funcionarios de salud de evitar festejos masivos en medio del mayor repunte del coronavirus en el país en dos meses.

El "Saludo a Estados Unidos" incluyó un discurso del mandatario desde la Casa Blanca para celebrar la historia y tradición del país, así como un sobrevuelo de aviones de guerra y una gran batería de fuegos de artificio en el National Mall, la zona de jardines rodeada por museos, monumentos y memoriales ubicada en el Monumento a Washington y el Capitolio.

El presidente abrió las celebraciones con un discurso en el estado de Dakota del Sur al pie del famoso Monte Rushmore, donde están tallados en la montaña los rostros de los ex presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt, cuatro de los mayores próceres de la nación.

Con la nación desbordada por el coronavirus, el acto en el Monte Rushmore congregó a una multitud que no guardó la distancia social y en la que abundaban las personas sin barbijo, una protección esencial contra el virus que el propio mandatario se ha resistido a usar en público pese a recomendaciones de su gobierno.

"El Monte Rushmore será para siempre un tributo eterno a nuestros antepasados y nuestra libertad", dijo Trump desde una tarima decorada con banderas estadounidenses, en un discurso en que condenó los ataques por parte de manifestantes antirracistas a estatuas de todo el país en honor a personas que se beneficiaron con el tráfico de esclavos, incluyendo presidentes.

En días pasados, Trump ha criticado la remoción de estatuas o símbolos confederados en medio de las protestas raciales que se han propagado por el país tras la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en mayo pasado en la ciudad de Minneapolis. "Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos", alertó.

El gobernante denunció la que calificó como una "revolución cultural de izquierda" y advirtió que "está diseñada para derrocar a la revolución estadounidense". Según el líder estadounidense, el objetivo de los manifestantes es "acabar con Estados Unidos".

Grupos de personas, entre ellas nativos americanos, protestaron por la llegada de Trump e intentaron bloquear con vehículos la vía hacia el monte, pero fueron retirados por la policía.

Ver más productos

Aprender a criar a nuestros hijos

Aprender a criar a nuestros hijos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Ver más productos