El futbolista de Huracán Gonzalo Bettini colabora desde hace dos años y medio en el comedor de la Villa 21-24. Según dijo a Crónica, conoció a Valeria y a Daniel -responsables del lugar- a través del pediatra del Hospital Garrahan Oscar Trotta, quien suele visitar el barrio para llevar donaciones y realizar capacitaciones.

"Colaboro esporádicamente porque trato de hacer cosas más puntuales que generales; ahora por ejemplo empezamos a llevarles maestras particulares para que les den clases a los chicos. Creo que la educación y el deporte son fundamentales en la formación", expresó el futbolista. "Él siempre nos dona útiles escolares, ropa. Y ha venido al barrio para jugar al fútbol con los nenes de acá", reconoció Valeria.

"Ya ampliamos el salón del comedor que había quedado chico. Yo pude conseguir los materiales y muchos de los papás de los pibes que asisten se ofrecieron para poner la mano de obra", afirmó el lateral derecho.

"En estos momentos estamos viendo si construir una cancha por el barrio. Por suerte, hace poco pude llevar de regalo 30 pelotas", señaló, entusiasmado con los proyectos a futuro. "Me gustaría abrir talleres de oficios o de música y una biblioteca para inculcar la lectura", detalló.

"Mi sueño es que ellos puedan crecer dignamente, que en un futuro tengan sus trabajos y vivan como se debe", concluyó Bettini, que junto con el doctor Trotta y decenas de vecinos hacen de la villa un lugar mejor.