Por la falta de público, unas 850 salas de cine debieron cerrar sus puertas en Italia.