D icen que aprendió a patear una pelota antes que a caminar. El fútbol fue su vida y así lo demostró en cada equipo que jugó. Desde que su increíble habilidad sorprendió a todos en Los Cebollitas, Diego Maradona fue escalando peldaños cada vez más altos hasta convertirse en el mejor futbolista de la historia.

Días antes de cumplir 16 años, debutó en la primera de Argentinos, que de su mano fue subcampeón del Metropolitano 1980. Abandonó la institución de La Paternal dejando un récord aún no superado: fue el goleador del torneo en cinco temporadas consecutivas (Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980). En 1981 fue cedido a Boca y consiguió su único título en la Argentina: el Metropolitano 1981.

Un año después le llegó la chance de pasar al fútbol europeo. Se puso la camiseta de Barcelona (España) por una cifra récord: 10 millones de dólares. Con el conjunto catalán conquistó la Copa del Rey, la Copa de la Liga y la Supercopa de España.

En 1984 fue transferido a Napoli (Italia), donde comenzó su etapa más gloriosa como futbolista. Apenas se calzó la camiseta celeste, los tifosi lo idolatraron y hasta el día de hoy lo veneran como si fuera un santo. Diego fue el artífice del primer Scudetto ganado por el club napolitano. A ese logro le agregó la Copa de Italia, en la que ganó los 13 encuentros disputados. Los éxitos continuaron al obtener el primer título internacional: la Copa UEFA en 1989, que precedió al segundo título de liga en la historia del club. El último logro con los Gli Azzurri fue la Supercopa de Italia, en 1990, después de derrotar por 5 a 1 a Juventus.

En 1992, luego de cumplir una suspensión de 15 meses, a raíz de un control antidóping positivo, se fue a jugar a España ante el pedido de Carlos Bilardo, quien dirigía a Sevilla. Una lesión en la rodilla lo tuvo a maltraer y no le permitió desarrollar su mejor juego. En 1993 se produjo su regreso al fútbol argentino, que se dio con la camiseta de Newell’s, donde sólo jugaría cinco partidos oficiales. Luego de otra suspensión por dóping, que sufrió durante el Mundial de Estados Unidos 94, Diego volvió al club del que siempre confesó ser hincha: Boca. El último partido de su carrera tuvo lugar el 25 de octubre de 1997, en la victoria 2 a 1 ante River en el Monumental.

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos