Lo que comenzó con una interceptación de una motocicleta en la que se desplazaban dos jóvenes para notificarlos de la infracción del aislamiento social obligatorio terminó con la formación de una causa penal por encubrimiento, ya que la moto tenía un pedido de secuestro activo. Todo comenzó en el barrio marplatense Fray Luis Beltrán, cuando un móvil interceptó en inmediaciones de las calles Zeballos y Los Limoneros una motocicleta Zanella Styler en la que viajaban una joven de 20 años y una adolescente. Mientras les informaban de la obligación de mantener la cuarentena dictada el viernes pasado, constataron la numeración de la moto y descubrieron que registraba un pedido de secuestro activo, ya que había sido robada hace cuatro días en jurisdicción de la Comisaría 7º. La fiscal de Flagrancia Ana María Caro ordenó la formación de una causa por encubrimiento. El rodado quedó secuestrado en jurisdicción de la Comisaría 15º y se les formó una causa en la Justicia Federal por la infracción al decreto presidencial.