Una violenta entradera ocurrió en el barrio rosarino de Alberdi. Al menos tres ladrones entraron a una casa de Godoy Cruz al 300 y maniataron al único que se encontraba presente: un adolescente de 14 años. Se llevaron unos tres mil pesos y relojes.

Belén, dueña de casa y madre del adolescente, relató que cerca de las 18 del domingo salió con su marido a hacer las compras. "Se quedó mi nene de 14 en la habitación de arriba. Al rato nos manda un WhatsApp porque estaban tocando el timbre insistentemente. Le dijimos que lo ignorara", contó.

"Estuvieron atentos al momento en el que salimos con el auto. Subieron por el frente de la casa y entraron por una puerta de la terraza. Mi nene a todo esto sintió ruidos y me dijo: Ma, tengo miedo. Siento ruidos", agregó.

La mujer señaló que los ladrones comenzaron a "romper cosas en la cocina", a abrir muebles y a exigirle al chico que les dijera "dónde había plata". "Sacaron un cinturón y le ataron las manos. Le decían que mirara para abajo, que no les viera la cara, porque tenían un chumbo", comentó.

Revolvieron todo el garaje. Se llevaron dos mil o tres mil pesos y los relojes de mi marido", comentó.

La madre señaló que emprendieron la vuelta a su casa y, mientras tanto dio aviso al vecino que vive enfrente, quien se cruzó y comenzó a tocar timbre. En ese marco, los maleantes se fugaron.

"Tengo todas las medidas de seguridad. En lugar de invertir en vacaciones invertimos en seguridad. Tenemos rejas, alarma. Hasta sensores en la terraza. Es lo que todo el mundo padece. Cuando uno transita situación se pregunta, ¿y ahora qué? ¿tengo que poner un cerco electrificado?", finalizó.