moreno dice que pese a que en su celda le encontraron un celular debajo de un televisor que no estaba registrado, él no fue quien mandó mensajes intimidatorios. Y ya le habían secuestrado el celular y su Facebook seguía activo.