En las principales ciudades del mundo, miles de mujeres salieron a las calles para conmemorar el 8M.

En el centro de Santiago (Chile), en una multitudinaria y colorida manifestación, las manifestantes exigieron el fin de la violencia machista y lanzaron consignas en contra del gobierno de Sebastián Piñera, a más de cuatro meses de un estallido social sin precedentes. En México las principales marchas se concentraron en la fronteriza Ciudad Juárez, donde en la década de 1990 cientos de mujeres fueron asesinadas.

Barcelona fue otra de las ciudades que se vio prácticamente invadida por las mujeres que salieron a las calles. La marcha partió de la Plaza Catalunya y termino cerca del Parlamento catalán. Barcelona fue la única región del Estado español donde se convocaron paros y huelgas. En Madrid, la movilización recorrió el Paseo del Prado hacia Plaza España.

Francia tuvo su particularidad: activistas del grupo Femen en topless, con gafas protectoras y máscaras, se reunieron en la Place de la Concorde de París para denunciar "la pandemia patriarcal".

En Italia, uno de los países más golpeados por el coronavirus, el presidente Sergio Mattarella difundió un mensaje alusivo en video para expresar su agradecimiento "a las mujeres, y hay muchas, que trabajan en hospitales (y) en las zonas rojas (de cuarentena) para combatir la propagación del virus".

África también dijo "presente". En Kenia, las feministas decidieron prescindir de una marcha nacional para llevarse la reivindicación a los barrios más humildes, con un acto en el asentamiento informal de Kibera, en Nairobi.