Fue una de las noticias que la semana anterior generó grata sorpresa en tiempos de pandemia, porque resultó toda una novedad, y un paso enorme en lo que es la investigación del fenómeno OVNI. Y el logro, de la Comisión de Estudios de Fenómenos Ovni de la República Argentina (Cefora), pero que alcanza a toda la comunidad ufológica de nuestro país en general, comenzó cuando, tiempo atrás, dicha entidad había solicitado a las Fuerzas Armadas de la república la desclasificación oficial de hechos inexplicables, en su enorme mayoría considerados como potenciales hechos relacionados con la ufología. Y el Ministerio de Defensa de la Nación empezó a cumplir días atrás, al entregar la primera desclasificación oficial de un expediente que hasta entonces era secreto y constituía un verdadero misterio. Se trató de la primera vez que documentación reservada salió a la luz de la opinión pública, un paso enorme para saber la verdad. Empero, además, fue con un documento que no habla de un suceso cualquiera. Se trata del famoso "Caso Bariloche" , sucedido el 31 de julio de 1995, en aquella paradisíaca ciudad de Río Negro, una de las más famosas de esa región turística patagónica. Ahora, con los documentos oficiales a la vista, bien vale recordar uno de los casos más emblemáticos y resonantes de la casuística nacional de un tema siempre tan discutido como el fenómeno OVNI.

Todo comenzó en 2018, cuando, ante un reclamo de Cefora, el gobierno de entonces, sin demasiadas explicaciones, descartó que aquel objeto visualizado en el cielo por pilotos y técnicos del aeroestación barilochense correspondiera a un elemento extraterrestre y dejó todos los archivos sin ser abiertos. Ahora, dos años más tarde, la actual administración del presidente Alberto Fernández sí accedió a entregar el expediente hasta entonces secreto, que fue desclasificado en el marco de la Ley de Derecho a la Información Pública, a través del Ministerio de Defensa de la Nación, cartera a cargo de Agustín Rossi.

"Caso Polanco"

Es cierto que algunos también conocen este expediente como el Caso Polanco, ya que el protagonista principal de la historia fue justamente un piloto profesional de aeronavegación comercial, Jorge Polanco, comandante por entonces de Aerolíneas Argentinas, pero que además coprotagonizaron otras personas, como los comandantes Rubén Cipuzak y Juan Domingo Gaitán, de la Gendarmería Nacional, oficiales que piloteaban una aeronave de esa fuerza de Seguridad. Asimismo, aparece en la cita el suboficial Daniel García, Jefe del Aeropuerto Internacional de San Carlos de Bariloche, parte del escenario del hecho.

La historia

Hace 25 años , Jorge Polanco, quien por entonces tenía 18 años como piloto, comandante de Aerolíneas Argentinas, vivió un episodio que le cambiaría la vida para siempre. Sucedió en el anochecer del 31 de julio de 1995, mientras se encontraba comandando el vuelo 734, con destino a Bariloche. Polanco relató que en el momento en que se encontraba realizando el acercamiento a la pista de la ciudad, de forma repentina, se cortó la luz y comenzaron a fallar los radares del control aéreo. En aquel momento, el piloto vio durante aproximadamente 15 minutos una serie de luces que se movían frente al avión aerocomercial que guiaba, con más de 100 pasajeros a bordo y a su cargo. Las luces comenzaron tenues y luego de algunos minutos ya encandilaban a Polanco, como si una nave estuviera por impactar con el avión. "Estaba por aterrizar y tuve que hacer un plan de escape y volver a subir a 10.000 pies", resaltó el avezado aviador.

Polanco se encontraba con la Cordillera de los Andes de un lado y arriba de su aeronave volaba un avión de Gendarmería, cuyos comandantes dijeron haber visto lo mismo que Polanco. Los dos pilotos describieron a las luces que formaban una especie de platillo, que emergió de la nada, proveniente de la zona donde se encuentra el lago Nahuel Huapi.

Lamentablemente, a la fecha de la desclasificación, y a 25 años del caso, los pilotos de Gendarmería ya fallecieron. En una de las entrevistas brindada a la prensa, el comandante de esa fuerza, Juan Domingo Gaitán, señalaba por entonces que "estando a 11.000 pies vimos sobre el lago Nahuel Huapi una luz de color ámbar que aumentaba y disminuía de intensidad desplazándose a gran velocidad hacia la cordillera". Asimismo detalló que al ver las luces se quedaron petrificados y en ese preciso momento debió hacer una maniobra rápida para no ser impactado. "Me encontraba en constante comunicación con la torre de control, en la que los operadores estaban viendo lo mismo", añadió.

En primera persona

"Llegando a Bariloche nos avisan desde la Torre de Control que hubo un corte de luz. Estuvimos a punto de volver a Aeroparque, pero al rato nos informaron que se había retomado la energía con un generador auxiliar", relató Polanco. Además, el piloto comentó que la Torre de Control les decía que lo único que ellos veían y detectaban era el avión de Gendarmería que se encontraba unas millas detrás de ellos, pero volando a varios pies más elevados.

"Cuando estábamos por tocar la pista se volvió a cortar toda la luz. El operador del sistema me explicó que el generador se aceleró a fondo solo, comenzó a sacar humo y se paró; el aeropuerto se quedó a ciegas", agregó todavía conmocionado por lo vivido y citó: "En ese momento tomé conciencia de que algo no estaba bien e iniciamos la maniobra de escape". Luego, en el informe tras sucedido el fenómeno, Polanco indicó que "no se movía ni se trasladaba según las leyes físicas conocidas; al vernos descender, desapareció a toda velocidad". Y lo más sorprendente de todo este caso es que el relato de Polanco fue corroborado por los pilotos del vuelo de Gendarmería.

Audios con la Torre

"Tenemos un objeto a la derecha formándonos. Tiene dos luces intermitentes brillantes. No sé… creemos que es un plato volador", se escucha decir a Polanco entre las 20:17 y las 20.31 de aquel día.

El piloto, luego de comunicarse con la Torre de control realizó una maniobra para alejarse del lugar y que no existiera ningún accidente con el vuelo Boeing 727 de Aerolíneas Argentinas con 102 pasajeros a bordo y tres tripulantes.

La investigación que incluye las conversaciones de ese día, se encuentra disponible bajo el expediente 2020-60053899-APN-DNAIP#AAIP, con fecha del 9 de septiembre de Estudios del Fenómeno Ovni de la República Argentina (CEFORA).

La investigación

Los primeros en tomar el caso de Jorge Polanco, más conocido como "Caso Bariloche", fueron el psicólogo Heriberto Janosch y el ingeniero Virgilio Di Pelino.

Juntos, reunieron documentación provista por la Fuerza Aérea Argentina, documentos del Aeropuerto de Bariloche y varios testigos del caso.

Janosch y De Pelino comenzaron a atar cabos sueltos con la diversa información que obtenían. Es muy probable, que hasta el día de hoy siga considerándose como una de las investigaciones sobre un presunto caso OVNI más relevante que se realizó en el marco de la Fundación Centro Argentino para la Investigación y Refutación de la Pseudociencia (Cairp).

"Estamos en camino de una segunda desclasificación"

Andrea Simondini, directora de CEFORA, comentó a Crónica que para conseguir la primera desclasificación se necesitó varios años de ardua lbor y consistencia ante las autoridades. "Por medio de los trámites a distancia, empezamos a direccionar las solicitudes por jurisdicciones, tanto al ministerio de Defensa, al ministerio de Seguridad, ministerio de Transporte, con el objetivo de ir cruzando información que involucra casos paradigmáticos", enfatizó Simondini. 

Asimismo, la directiva recalcó que el "Caso Bariloche" no es el único que está en seguimiento, sino también una serie de sucesos que se dieron en la patagonia, entre julio y septiembre del 95, con una correlación no solo de fecha, sino también de zona geográfica. "El sur argentino es un lugar de numerosos avistamientos", acentuó Simondini. 

La documentación no finaliza con lo ya desclasificado. Simondini detalló que ahora se encuentran en la búsqueda de la acreditación que generó gendarmería nacional sobre el mismo caso donde participó el piloto Polanco, y el ministerio de Seguridad.  

La primera desclasificación, de un caso tan famoso, abrió una puerta "que ya no se va a cerrar nunca", resaltó Simondini. En un anticipo a Crónica, la investigadora mencionó que han dado con "casos realmente impactantes y, momentáneamente se encuentran en proceso de estudio profundo". 

"Ahora, nos encontramos buscando los expedientes que tuvo entre 1980 y 1985 un capitán, a la vez de la búsqueda de los expedientes de una comisión que no fue muy conocida, que llevó adelante un comodor. Se trata del "Caso Montegrande", reveló la directora de CEFORA. Además, mencionó que la Comisión de Fenómenos Aeroespaciales - situación reciente- participó del episodio convocado por la fiscalía de Lomas de Zamora. En el lugar, el director de la comisión, fue a declarar a la justicia y no entendían porque la entidad les pedía el documento, por lo que les dijeron que se dirijan a la fiscalía. 

Andrea Simondini, agradeció el trabajo de los representantes de CEFORA, además de toda la ayuda externa del organismo, "porque en estos casos el buen trabajo se realiza en grupo". 

 

Ver más productos

Revelan los secretos de Eva Duarte

Revelan los secretos de Eva Duarte

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

Ver más productos