Los manifestantes resolvieron juntar dinero para entregarlo a la familia de las víctimas.

El individuo, de 24 años, presentaba heridas en los brazos, que se cree habría padecido mientras consumaba la tremenda agresión en playa Cavendish.