E l fiscal que imputó al empresario gastronómico Claudio Alberto Tinari por el presunto abuso sexual de una de sus empleadas en el restaurante de un balneario en la localidad bonaerense de Pinamar, investiga si el acusado arrojó su IPhone al mar para ocultar pruebas. En tanto, se conocieron audios donde amenazaba a sus trabajadores que querían renunciar: "Acá yo soy bueno, soy bueno, pero si soy malo soy recontra malo. Si vos querés a Dios, tenés a Dios. Si querés al diablo, tenés al diablo", dice en uno de ellos.

En tanto, los pesquisas analizan solicitar la ampliación de la detención de Tinari por los delitos de "promoción y facilitación de la prostitución" y "posible trata laboral", los cuales son investigados por otro fiscal en el marco de otro expediente. El fiscal Juan Pablo Calderón, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Pinamar y quien investiga el abuso sexual de una de las empleadas de Tinari, intenta determinar si el acusado arrojó su IPhone al mar para ocultar pruebas en su contra.

Se trata de un teléfono marca iPhone amarillo que, según declaró en la causa un empleado del acusado, fue descartado por el empresario. Las fuentes señalaron que en la orden de allanamientos dispuesta por Calderón se solicitó la incautación de este celular personal de Tinari, el cual no fue encontrado en las tres propiedades inspeccionadas.

Según voceros judiciales, la sospecha es que el empresario fue quien lo arrojó al mar un día antes de ser detenido y se intenta establecer si fue "para ocultar pruebas" en las dos causas en la que es investigado. En tanto, en uno de los domicilios incautaron dos computadoras personales y un teléfono celular marca Motorola, pero que no sería propiedad del acusado, añadieron.

En cuanto a la causa previa por prostitución y posible trata laboral que está a cargo del fiscal de General Madariaga Walter Mercuri, ayer se conocieron audios incluidos en el expediente y a los cuales se les realizarán pericias tecnológicas para confirmar que sea la voz del propio acusado. Esta prueba fue aportada vía e-mail por las propias víctimas, que lo grabaron mientras habitaban una casa alquilada por el empresario en la avenida Enrique Shaw al 3000, aseguraron las fuentes.

En uno de los fragmentos de los audios se escucha al empresario amenazando a varios de los empleados que querían renunciar. "No estoy contento con la decisión que tomaron. Me siento súper herido, porque les di todo sin conocerlos y que me digan ahora que se van a Mendoza después de haber demostrado quiénes eran y todo. Igual yo tengo un plan B, un plan C, tengo tres equipos de cocina armados por si ustedes se van. No soy un boludo, soy un empresario", expresó.

Ver más productos

Aprender a criar a nuestros hijos

Aprender a criar a nuestros hijos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Ver más productos