La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó levemente a la baja, del 5,3 al 5,2 por ciento, su pronóstico del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en la eurozona para este año, según un informe mensual.

La organización también empeoró, en tres décimas, hasta el 4,3 por ciento, su previsión del crecimiento económico en la zona euro para 2022 y situó en el 2,5 por ciento la cifra esperada en 2023​​​.

Según la OCDE, el alto consumo respaldará el crecimiento del PIB, y el desempleo disminuirá hasta niveles cercanos al periodo precrisis. Sin embargo, la rápida apertura de la economía, las interrupciones en cadenas de suministros industriales y la subida de precios de la energía aceleran la inflación, consideran los expertos.

Aún en ese contexto, se espera que para finales de 2022, la inflación en los 19 países de la eurozona se sitúe por debajo del objetivo del Banco Central Europeo del 2 por ciento.

En cuanto a la política monetaria, continuará adaptativa incluso si el programa adquisición de activos Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP) concluyera de forma paulatina.

Se espera que la implementación de los planes de recuperación apoye la actividad económica y el crecimiento potencial.

Fuente: Sputnik