Los bancos de Cuba volverán a comprar dólares estadounidenses a partir de este jueves, anunció hoy el vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil.

"Es una de las medidas que permitirán impulsar el avance de la recuperación de la economía cubana, impactada por el recrudecimiento del bloqueo (de Estados Unidos) y los efectos de más de dos años de pandemia", dijo Gil en televisión nacional.

El Dólar estadounidense en efectivo será comprado a los ciudadanos a una tasa de 120 pesos por billete verde, un cambio cinco veces mayor que el ahora vigente.

La adquisición de moneda estadounidense quedó suspendida hace un año por el estatal sistema bancario cubano, luego de que la Administración de Donald Trump colocara a Cuba en una Lista de Estados Patrocinadores del terrorismo, inclusión que impide el uso de esa divisa en las transacciones internacionales de la isla.

El vice premier afirmó que la decisión incentivará a la población y a los visitantes extranjeros a vender las divisas al sistema bancario, sin recurrir al mercado informal en donde hasta ahora hay una oferta más atractiva.

"Hay un nivel de divisas que está entrando en el país que no está siendo captado por el sistema bancario nacional", expresó.

De acuerdo con Gil, la medida es un primer paso para implementar en el futuro un mercado cambiario en el que también la población pueda adquirir monedas extranjeras.

El ministro explicó que se busca lograr que las divisas que se recauden permitan tener un saldo positivo, de forma que pueda mantenerse la venta de monedas extranjeras a la población y quede un saldo que pueda invertirse en la economía.

El sector empresarial seguirá las operaciones en la tasa de cambio oficial de un Dólar por 24 pesos.

Gil no especificó en qué momento se comenzará la venta de divisas, aunque aclaró que se realizará "cuando existan las condiciones de compra y venta".

No obstante, admitió que en la actualidad la demanda de divisas es muy superior a la oferta que puede ofrecer el sistema bancario, un escenario, apuntó, generado por el consumo interno y la migración.

Señaló asimismo que el mercado cambiario "es una pieza faltante" en el mecanismo de funcionamiento de la economía cubana, aunque aclaró que eso ocurre no por un problema de diseño, sino por las condiciones en las cuales se ha tenido que desenvolver el país en los últimos años.

"Esas condiciones han hecho imposible el establecimiento de un mecanismo de compraventa de divisas con sostenibilidad a la población y a los visitantes", indicó.

"Hemos considerado que la tasa de cambio de 120 pesos por Dólar, que es la moneda que se toma de base para después establecer el tipo de cambio con el resto de la monedas, es la tasa que consideramos que va a tener más expectativa", dijo por su parte la presidenta del Banco Central de Cuba, Marta Wilson.

La funcionaria estimó que esa tasa es un incentivo para que el país adquiera divisas y no será estática, sino que variará según se comporte el mercado.

La compra de divisas se realizará en aeropuertos, hoteles, bancos y casas de cambio estatales.

Otras monedas, como el euro, el Dólar canadiense, la libra esterlina, el peso mexicano y el franco suizo, seguirán comprándose, pero a tasas muchos más altas que las actuales y cercanas a las del mercado informal.

Fuente Xinhua

Ver comentarios