La violencia en México el año pasado le costó al país unos 243.000 millones de dólares, el equivalente al 21,3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), reveló este martes el Instituto para la Economía y la Paz (IEP).

De acuerdo con la novena edición del Índice de Paz México (IPM), elaborado por el IEP este año, las pérdidas económicas durante el año pasado son siete veces mayores que la inversión pública en salud y seis veces mayores que la inversión en educación.

En entrevista con Xinhua, el director del IEP en México, Carlos Juárez, dijo que durante el ejercicio pasado la inversión de México en los sistemas de seguridad y justicia fue equivalente al 0,63 por ciento del PIB, el porcentaje más bajo de cualquier país latinoamericano o integrante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Algo que hemos analizado es cómo evoluciona el presupuesto destinado a seguridad, justicia y al sector militar y vemos con preocupación que hay una apuesta muy fuerte, casi exclusiva, al sector militar (...) no necesariamente vemos que esté mal, pero sí vemos lo que ha ocurrido en los últimos siete años a ese sector, (que) ha incrementado el presupuesto en un 37 por ciento, en tanto que para el rubro de seguridad pública ha habido una reducción importante del 37 por ciento", expuso.

Al pronunciarse en favor de aumentar tanto la confianza pública como la inversión en el sistema de justicia penal para abordar la violencia de manera efectiva, reconoció que en el 2021 "hubo un ligero" incremento en los niveles de paz en México, un 0,2 por ciento, debido a las mejoras nacionales en tres indicadores: homicidios, delitos con armas de fuego y prisión preventiva.

De las 32 entidades del país, explicó con base al índice, 23 incrementaron sus niveles de paz en ese periodo, mientras que nueve se deterioraron, siendo que Yucatán, "sigue siendo el estado más pacífico de México, seguido de Tlaxcala, Chiapas, Campeche e Hidalgo", mientras que Baja California es el estado menos pacífico por cuarto año consecutivo, seguido de Zacatecas, Colima, Guanajuato y Sonora.

Según Juárez, actualmente México vive inmerso en un conjunto de violencias muy diversas, como la violencia de género, violencia sexual y familiar, pero también los homicidios, los desplazamientos internos forzados, desapariciones, y otros que "coexisten y conviven y en muchos casos se retroalimentan", ante las manifestaciones de la delincuencia organizada.

En ese sentido, dijo que en el IPM se muestra que en los últimos siete años, la violencia familiar aumentó un 93 por ciento y las agresiones sexuales un 98 por ciento, lo que provocó que la tasa nacional de delitos violentos aumentara 16 puntos porcentuales entre 2015 y 2021.

"Solamente en el último año, la violencia familiar creció 14 puntos porcentuales y un 22 por ciento las agresiones sexuales", alertó, al asegurar que desde 2015 los feminicidios aumentaron de 427 víctimas reportadas a más de 1.000 en 2021, "uno de cada cinco homicidios de mujeres ocurre en el hogar, en comparación con uno de cada 13 homicidios de hombres".

El Informe, presentado hoy de manera pública, sostiene que la paz en México se ha deteriorado sustancialmente desde 2015, siendo que los homicidios han aumentado un 87 por ciento, con más de 211.000 muertes registradas en siete años.

En ese lapso, asegura, el aumento de los homicidios estuvo impulsado por la delincuencia organizada. El 70 por ciento de los homicidios en 2021 son atribuidos a este delito en comparación con el 44 por ciento en 2015.

Los estados que registraron más homicidios en los últimos años, indica, son los que enfrentaron los niveles más altos de conflicto entre cárteles y aclara que esto está relacionado con los cambios en el panorama de la delincuencia organizada, caracterizados por la rápida expansión territorial de los cárteles más grandes y la proliferación de grupos criminales más pequeños.

Desde 2016, más de 117.000 personas han sido desplazadas por la violencia política y de los cárteles, y aproximadamente el 40 por ciento de estos desplazamientos ocurrieron en 2021, principalmente en Guerrero, Chiapas y Michoacán, entidades del sur y sureste con registro de más violencia por la presencia del narcotráfico.

También asegura que México es hoy en día uno de los países "más peligrosos del mundo" para ser periodista, al aseverar que entre 1994 y 2021, un total de 142 periodistas y trabajadores de los medios fueron asesinados, y la mayoría de estos homicidios quedaron impunes.

"Una estrategia efectiva contra la violencia debe considerar las dinámicas complejas de la delincuencia organizada, atendiendo simultáneamente la actividad de los cárteles y el entorno socioeconómico. La construcción de paz en México debe incluir, además, la reducción de la corrupción, el fortalecimiento institucional y la participación de liderazgos locales", manifestó Juárez.

De 163 países, México ocupa el puesto 140 en el Índice de Paz Global y el 76 en el Índice de Paz Positiva, lo que significa que a pesar de la crisis de seguridad pública, "nuestro país cuenta con las condiciones sociales que le permitirían aspirar a una paz más sostenible", concluyó.

Fuente Xinhua