En diálogo con Radio FMQ, Julián Bonetto contó los segundos previos a ejecutar el penal y la felicidad por haber convertido: "fue una responsabilidad linda porque se dio el gol y la victoria para el equipo. Tuve la confianza para agarrar la pelota y por suerte entró. Tenía en la cabeza que alguna me iba a quedar, fui convencido donde iba a patear, cuando agarrás la pelota ya no podés dudar".


Además, comentó que ambos penales fueron de difícil decisión para Rey Hilfer: "esto me viene bien, es un golpe anímico y de confianza importante para los delanteros. Fuimos superiores en el primer tiempo, en el segundo, fuimos justos ganadores".

Ver comentarios