Por Facundo Carlomagno:

Otra tarde gris, otra tarde fría, otra derrota de las que duelen. Quilmes se acostumbró a no ganar, pese a que en alguna esporádica oportunidad, de vez en cuando, lo hace. Pero esta campaña está teñida por los errores dirigenciales y de cuerpos técnicos que hasta el momento no han demostrado tener la capacidad suficiente para pelear por algo.

El rival de turno fue All Boys, quizás poco importe contra quien porque por momentos ya da lo mismo, el Cervecero es su propio enemigo y fin de semana tras fin de semana intenta conectar las ideas para conseguir puntos y siempre termina enredado en los mismos problemas.

La tarde en Floresta tuvo como protagonista al conjunto local, que pelea en los primeros puestos de la tabla, con un juego profundo por los costados, aprovechando a un Lamberti que se metió entre los centrales y poco gravitó en la mitad de la cancha.

En 11 minutos el Albo tuvo una gran chance para ponerse en ventaja cuando el árbitro Rey Hilfer vio una presunta infracción (solo él la vio) dentro del área y sancionó la pena máxima. Barrientos se hizo cargo de la ejecución, tiró hacia la derecha de Glellel y el balón dio en el poste para salvar a Quilmes.

La mala ejecución del futbolista local le permitió al QAC generar algunas chances para anotar. La más clara la tuvo González con un disparo que tapó Desábado y en el rebote no llegó Pavone.

Sin embargo All Boys lograría quebrar la defensa visitante desde una pelota parada. Lamberti cometió falta en tres cuartos a los 25, el centro vino al corazón del área y apareció Fernando Brandán para empujarla y marcar el 1-0 firmando la ley del ex.

Quilmes sintió el impacto, poco generó y tuvo que cuidarse más del segundo que de ir hacia adelante y pensar cómo empatar. Glellel tuvo mucho que ver con un par de revolcones para que la diferencia no fuese mayor.

En el complemento el local tuvo el dominio de la pelota durante los primeros minutos. El Cervecero intentó vender cara la derrota y adelantó sus líneas. La igualdad estuvo cerca de concretarse a los 10, cuando Bonetto filtró una pelota para Pavone que amagó a tirar el centro y le dio al arco, aunque los planetas no iban a estar alineados para el Tanque, ya que la bola dio en el poste derecho y salió.



Conforme fueron pasando los minutos el partido se fue planchando, salvo algun que otro error defensivo, no hubo mayores situaciones de riesgo y el equipo de Floresta fue aferrándose a esa ventaja mínima para quedarse con tres puntos. Sin embargo, a los 36, el QAC tuvo su única alegría de la noche cuando un centro de Colman fue interceptado por Cortave para el 1-1.

Pero se sabe que el equipo de Coyette es de mandíbula floja y en la primera que enviaron un centro al área el resultado volvió a quedar en manos del dueño de casa. El tiro libre vino desde la izquierda a los 43, el cabezazo fue de Oneto, 2-1 y a otra cosa.

Pero la historia no iba a terminar así, porque el resultado fue más abultado aún. El tercer gol de All Boys llegó en los pies de Comachi a los 45 tras una serie de errores del fondo Cervecero.

La contracara del éxito siempre es Quilmes, no importa en qué análisis de esta temporada leas esto, sus propios problemas no lo dejan progresar y la suerte en este campeonato parece echada a la basura. Habrá que cuidarse para no terminar sufriendo como hace algunos años atrás.


Formaciones:

All Boys: Andrés Desábato; Tomás Oneto, Leandro Martínez Montagnoli, Ignacio Vázquez, Marcos Sánchez; Hugo Soria, Matías Muñoz, Nicolás Barrientos, Fernando Brandán; Agustín Morales, Octavio Bianchi.

Quilmes: Esteban Glellel; Martín Ortega, Federico Tévez, Matías Cortave, Iván Erquiaga; Hernán Lamberti; Kevin López, Axel Batista; Julián Bonetto, Mariano Pavone, Federico González.

Árbitro: Leandro Rey Hilfer
Goles: Brandan, Oneto y Comachi (A); Cortave (Q)
Estadio: Islas Malvinas

Ver comentarios