Por Facundo Carlomagno

De la nada a todo, Quilmes jugó un pleno y la bola cayó en el casillero correcto para quedarse con un triunfo impensado unos minutos antes. En un partido en el que el equipo de Coyette mostró la misma cara de siempre cuando sale del Centenario, pero encontró dos pelotas sobre el final para quedarse con los tres puntos.

El primer tiempo tuvo a Temperley con mejor actitud y movilidad en ataque, tratando de desnivelar por los costados ante las subidas de los laterales Cerveceros. Sin demasiadas acciones de riesgo, los dirigidos por Bianco se las ingeniaron para disminuir las chances del rival.

Bandunciel fue quien condujo la primera acción de peligro que terminó en el 1-0 en favor del local. El diez capturó una pelota en tres cuartos, amagó a rematar y abrió la pelota hacia el sector derecho, el centro fue preciso y apareció López, en la boca del área chica, para abrir el marcador.

Quilmes sintió el golpe, fue a buscar el resultado y vender cara la derrota parcial y en la última del primer tiempo pudo igualarlo luego de un centro que Fede González bajó a Colman y el diez del QAC definió con dificultad para que Castro evite el 1-1.

En el complemento el Gasolero volvió a ser el protagonista, aprovechó la desesperación de un Quilmes desequilibrado, que no tenía contención en la mitad de la cancha. En esta situación, el responsable de que la ventaja no fuera mayor se llama Esteban Glellel, quien sacó varias pelotas importantes para dejar al equipo en partido.

Sin embargo el Cervecero encontró el empate desde una pelota parada. El centro vino desde la izquierda, un cabezazo dio en el poste derecho y Barrios la empujó en el rebote para el 1-1.

Inmediatamente llegó un cachetazo, porque en dos minutos el local se puso en ventaja nuevamente tras un penal de Callejo ejecutado a media altura y hacia la izquierda de un Glellel que poco tuvo que hacer.

El Cervecero tuvo muchas chances de quedar liquidado en la historia del encuentro. Quilmes no encontraba los espacios para igualar la historia nuevamente y el Gasolero aguantaba el resultado. Pero llegó un final fatídico para el dueño de casa, porque Bonetto apareció por derecha, envió un centro al primer poste y Pavone empató de cabeza.

Quedaba una más, corrían 48 minutos del complemento cuando el Cervecero tuvo un tiro de esquina desde la izquierda. La pelota cayó bombeada al área de Castro y tras una serie de rebotes, nuevamente el Tanque apareció para darle al QAC un triunfo importante desde lo numérico.

Ahora el equipo de Coyette tendrá a Belgrano enfrente, un partido difícil por la jerarquía del rival, pero que debe ganar si quiere meterse en la conversación de los clasificados al reducido. La semana marcará la historia de una difícil temporada.


Formaciones:

Temperley: Castro; Rosales, Navarro, Bojanich, Castet; Reinhart, Toledo, Baldunciel, López: Calejjo, López.

Quilmes: Glellel; Brizuela, Moreira, Barrios, Bindella; K. López; S. López, Colman, Batista; Machado, González.

Árbitro: Ramiro López
Goles: López, Callejo (T); Barrios, Pavone x2 (Q)
Estadio: Alfredo Beranger

Ver comentarios