Por Facundo Carlomagno

Los detalles, las desconcentraciones, la mala fortuna… que el Chino Benítez llame como quiera a cada derrota de Quilmes, lo cierto es que este equipo no juega a nada, tuvo la suerte de hilvanar cuatro victorias en encuentros en los que Budiño tuvo gran responsabilidad sobre los resultados, los delanteros fallaron o simplemente no supieron cómo, pero sin dudas que el Cervecero nunca tuvo el juego acorde a sus individualidades, jamás encontró el funcionamiento.

Esta tarde cosechó una derrota más, la tercera consecutiva. Después de esos días de verano, llegó el crudo invierno con una muestra de desinteligencias en Caseros, un cúmulo de errores en el Centenario ante Atlanta y hoy, a pesar de irse ganando en los primeros 45 minutos, volvió a mostrar poquito y nada en el Hilario Sánchez.



El QAC es un oponente flojo, pero no porque le falte gol, si no, porque no defiende las veces que lo atacan, tiene problemas en el retroceso, tiene inconvenientes en las pelotas paradas y por más arquero que tengas, de esta manera pareciera que el sufrimiento no se va a acabar.

Es tristísimo el presente del Cervecero, tras un primer tiempo en el que injustamente consiguió el 1-0 a través de una gran mediavuelta de González, no supo como sostener el resultado sorpresivo en el segundo tiempo. San Martín por momentos dio un baile de novela y por decantación llegó al empate en 8 minutos, gracias a una combinación que terminó en el gol de Giménez.

Lo peor se veía venir, tal como sucedió ante Estudiantes, Quilmes no iba a poder sumar en la provincia cuyana, porque poco hacía para hacerlo. Y cuando más lo merecía, el local encontró un penal tras una mano de Bindella, que Penco cambió por gol.

A partir de allí, los sanjuaninos le cedieron la pelota al Cervecero, pero fue muy tibio, no encontró los espacios, perdió actitud, no supo ni tuvo las armas para igualar la historia, ni siquiera para mostrar algún resquicio de sangre en las venas y el resultado no se modificó.

Otra pálida imagen de un plantel que tiene un éxodo de futbolistas en este mercado de mitad de temporada, un equipo que se había armado para pelear arriba, pero que una serie de errores dirigenciales y de conducción técnica, parecen hacer que la clasificación al reducido sea una misión imposible.


Formaciones:

San Martín (SJ): Nicolás Avellaneda; Alejandro Molina, Matías Escudero, Jonathan Botinelli, Leonel Álvarez; Martín Rivero, Damián Lemos, Sebastián González, Francisco Ramirez; Tomás Fernández, Matías Giménez.

Quilmes: Esteban Glellel; Martín Ortega, Rafael Barrios, Matías Cortave, Federico Tévez, Agustín Bindella; Kevin López, Hernán Lamberti; Julián Bonetto, Federico González, Mauro Molina.

Árbitro: Pablo Giménez
Goles: Giménez y Penco (SM); González (Q)
Estadio: Hilario Sánchez

Ver comentarios