Por Facundo Carlomagno:

Cambian los jugadores, cambia el esquema, se intenta por un lado y por otro, pero el funcionamiento de Quilmes no aparece. El equipo volvió a carecer de ideas, no tuvo contención de mitad de cancha hacia atrás y sigue desperdiciando chances de acercarse a la zona de reducido.

Esta vez cayó de local ante Atlanta, un equipo que no ganaba hacía siete partidos y consiguió un triunfo importantísimo, pero además justo, porque en los primeros 45 minutos contó con tres chances claras para ponerse en ventaja y recién tras una infracción de Bindella, en la que Ejarque sancionó la pena máxima, obtuvo el premio a través de Galeano.

El entretiempo pareció servir de poco para los futbolistas de Quilmes, que no obtuvieron respuesta desde afuera y no lograron cambiar la imagen. Para colmo las malas decisiones volvieron a profundizar la crisis de malos resultados.

Desde el inicio del complemento el equipo Cervecero fue a la carga desnudando espacios que le regalaban cada contra al rival. Bisanz cachereó y desperdició el segundo en primera instancia, pero Galeano se las ingenió para aumentar la ventaja cuando se aprovechó de un inexperto Morales (ingresó por el lesionado Budiño) y clavó un tiro de esquina excepcional para poner el 2-0.

Enseguida llegó el descuento de Quilmes. Un Pavone recién ingresado, en la primera que recibió, se dio vuelta y de zurda puso la pelota lejos de Rago para el 1-2 en 25 minutos.

Sin embargo, el nerviosismo del debutante y los horrores defensivos le permitieron a la visita ganar en tranquilidad. Un tiro libre a los 28, bien ejecutado desde el sector izquierdo, fue anticipado por Perez, que remató, le venció las manos al 12 y 3-1 para el Bohemio.

El tiempo se fue consumiendo y el local no pudo quebrar la defensa rival en búsqueda de la igualdad, dejando así un largo invicto de partidos sin derrotas en el Centenario y con un partido para el olvido.

Sería de necio culpar a un arquero que debutó hoy en un encuentro caliente y en desventaja, habría que pensar en la falta de juego que tuvo este equipo a lo largo de todo el campeonato, a pesar de algunas victorias, y los errores que se cometió la dirigencia en dejar ir pronto a un Perafán, en no tener un mediocampista de marca que suplantara a Calello y en un técnico que parece no tener una solución al momento que viven sus dirigidos.

Fue otro sábado para el olvido, allá lejos y hace tiempo quedó la ilusión de meterse en zona de reducido, pero lo que más duele es que jerarquía parece tener este plantel, pero quedan solo en individualidades que hacen un cúmulo de voluntades en cada partido.


Formaciones:

Quilmes: Matías Budiño; Martín Ortega, Rafael Barrios, Federico Tévez, Agustín Bindella; David Drocco, Kevin López; Julián Bonetto, Iván Colman, Federico González; Mauro Molina.

Atlanta: Francisco Rago; Gabriel Carrasco, Alan Pérez, Martín García, Agustín Gallo; Alejo Dramisino, Maximiliano González, Juan Galeano, Julián Marcioni; Matías Donato, Juan Bisanz.

Árbitro: Mario Ejarque
Goles: Pavone (Q); Galeano (x2) y Pérez (A)
Estadio: Centenario