Los signos del zodíaco son los mejores aliados a la hora de asesorarnos, buscar consejos, prevenir el futuro y evitar disgustos. Suelen plantear los ideales de todas las personas y así nos acercan a cómo podríamos llegar a la máxima plenitud. A su vez, el horóscopo nos habla de la composición de nuestra personalidad y a partir de aquí podemos saber innumerables cosas, desde qué signo besa mejor, quien es mas vengativo, más hipócrita, más amable hasta el más sensible, tierno y vulnerable. 

Es a partir de estas cualidades que se puede definir la compatibilidad entre signos. Según el carácter, gustos, preferencias y hábitos de cada uno, es fácil identificar cuáles serán grandes amistades o grandes parejas, así como cuáles tendrán cortocircuito. En esta ocasión pondremos el foco en los opuestos que se atraen, pero que a su vez tienen margen de error. No son precisamente de esos que se complementan, si no que tienen personalidades sumamente diferentes que tienden al choque. Son amores muy apasionados que para sobrevivir tienen que adaptarse el uno al otro. 

Aries y Cáncer

Sonl agua y el aceite, Cáncer es quien pone por delante el hogar, lo llaman alma vieja, porque se entrega de una forma incondicional y no le teme al compromiso, y Aries representa todo lo nuevo, lo arriesgado y lo pionero. Pone primero sus objetivos. Al principio se lanze al ruedo, porque es muy impulsivo y amante del riesgo, pero en el momento que las ataduras se hacen presentes termina huyendo, justo cuando la emoción pasa a segundo término. 

Tauro y Sagitario

Un espíritu libre y uno que goza de las reglas. Tauro es quien lucha por un vínculo estable, en el que la libertad y lo impredecible, no son bien recibidos. Sagitario ama explorar y romper con lo convencional. Todo el tiempo quiere algo nuevo y no le quites su independencia para nada. Puede que se quieran de forma profunda, pero llega un punto en el que sus opiniones no coinciden y ahí es cuando su relación se vuelve pasivo-agresiva. 

Piscis y Virgo

Un signo sensible, romántico e intenso que cae en las manos de una obsesión por la rutina, el orden y la perfección. Virgo tiene organizadas hasta sus emociones y por eso cree controlarlas, mientras que Piscis solo se deja llevar. ¿Qué pasa aca? Su relación al principio es mera comprensión, los dos ponen en práctica su lado empático. Pero después de un tiempo conviviendo las cosas no son color de rosa como lo imaginaron. Llega un momento en el que Virgo se siente demasiado presionado, como si fuera obligatorio expresar sus sentimientos, aunque no le nazca. Mientras que Piscis vive ofendido porque siente que no valoran todo lo que da por la relación. 

Acuario y Leo

Dos opuestos que se atraen física, mental y emocionalmente desde el primer momento que se ven. Lo que tienen en común es que los dos son muy independientes y siempre buscan la manera de sobresalir en todos los aspectos. Sin embargo, cuando la llama del enamoramiento se empieza a apagar, Leo muestra su lado exigente y demandante de amor y cariño algo que Acuario no tolera. Leo es un signo que le gusta dominar, y a Acuario no le gusta que lo dominen. Aquí empiezan los problemas.

Capricornio y Géminis

Son quienes viven entre la guerra y el amor, pero el vínculo es tan fuerte que no se dejan. Capricornio es muy firme, tiene un lado tradicional que le impide jugársela en las relaciones, o a lo desconocido en general. Siempre está en busca de la estabilidad, y Géminis nació para romper las reglas. Es liberal y cambiante. No pierde el tiempo en ataduras. 

Libra y Escorpio

Libra y Escorpio, un vínculo que le hace honor a lo arrebatado, a lo intenso, a lo emocional. Puede que al principio parezca que van a durar toda la vida por la manera pasional en la que se miral. Emanan todas las emociones juntas a la vista. Pero llega un momento en el que Escorpio no puede con la manera tan liberal en la que Libra va por la vida. No es que no quiera que vuele, es que sus inseguridades se hacen presentes y siente que lo van a cambiar por alguien más. Este es uno de los vínculos más tóxicos del zodiaco.