La directora del hospital regional de Comodoro Rivadavia, Miriam Monasterolo, confirmó que la Armada Argentina les requirió todos los tubos de oxígeno disponibles por lo que "les facilitamos 38 que fueron puestos a disposición de la fuerza y luego embarcados" en el "Skandi Patagonia", que puso proa a la zona de búsqueda del submarino ARA San Juan.
 
La directora del nosocomio, el de mayor complejidad del Chubut, sostuvo que la gestión respondió a un requerimiento del jefe del destacamento naval con asiento en esta ciudad, Capitán de Navío Claudio Pérez Ortigueira, y que serán utilizados en la situación de rescate.

Monasterolo reveló además que "la intención es que los tubos sean bajados por etapas y es lo primero que se hace, ni bien se ingresa al submarino, determinar las necesidades sanitarias más urgentes y ofrecer oxígeno".

El hospital de Comodoro Rivadavia está desde el martes en un "alerta sanitario" ante una eventual demanda masiva, lo que "implicó para nosotros adecuar cuatro salas comunes en salas de terapia intensiva y otras medidas como desplazar pacientes a otros hospitales en caso de ser necesario".

También se suspendieron las cirugías no urgentes y menores a fin de dejar libre toda la zona del quirófano.
"Estamos preparados para una contingencia de este tipo, de hecho tuvimos varios casos que supimos enfrentar como institución", confió Monasterolo.

El primer paso de la búsqueda consiste en el lanzamiento a las profundidades del Vehículo de Operación Remota, que es manejado directamente desde el Skandi Patagonia. Esa suerte de robot subacuático cuenta con tecnología de punta en la búsqueda de objetos submarinos. Su sistema está enriquecido por sonares de diverso alcance, magnetómetros, dos cámaras y un brazo manipulador. También posee instrumentos y un sistema computarizado que permite analizar factores del ambiente como la temperatura y claridad del agua, la densidad marítima, la penetración de luz y la velocidad del sonido dentro del mar. En caso de que el ROV detecte el submarino ARA San Juan, se consideraría como un éxito la primera parte de la misión de rescate.

Así, se daría lugar a la segunda etapa, en la que jugaría un rol fundamental tanto la llamada Cámara de Rescate Submarino (SRC) o el Módulo Presurizado de Rescate (PRM). El uso de un artefacto u otro dependería exclusivamente de la profundidad en la que se encuentre el submarino. La SRC puede trabajar hasta una profundidad de 260 metros, mientras que el PRM puede hacerlo hasta los 610 metros.

Otro punto que será tenido en cuenta, en caso de hallar la nave, será el estado de sus tripulantes. Ante la instancia de tener que actuar con mayor velocidad y urgencia, se recurrirá al Módulo Presurizado, ya que tiene una capacidad de rescate de 18 personas por trayecto. En cambio, la Cámara puede rescatar hasta seis individuos por "viaje".

En las últimas horas creció la esperanza de posibles novedades sobre la búsqueda, luego de que el ministro de Salud de la provincia de Chubut, Ignacio Hernández, emitiera un protocolo de emergencia en el Hospital de Comodoro Rivadavia. "Esta medida la tomamos por decisión propia, ante la inminencia de que pueda producirse una demanda masiva y crítica a ese hospital", afirmó el funcionario.

Entre las medidas, se dispuso el traslado de pacientes a otros centros de salud regionales y el reacondicionamiento de salas, convertidas en unidades de cuidados intensivos.