Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En el marco de la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre, se llevarán a cabo diferentes iniciativas en el día de hoy, bajo el afán de difundir y concientizar respecto de la mencionada temática, la cual es motivo de preocupación por parte de las autoridades y especialistas médicos ante el bajo índice de personas que en forma voluntaria asisten a diferentes centros de donación, ello influenciado por la falta de conocimiento, que la jornada apunta a revertir.

La Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc) pone en marcha hoy una cruzada instructiva, principalmente implementada en las generaciones futuras de donantes voluntarios como los representantes de dicha entidad llaman. En este sentido, la presidenta de la Aahitc, Gabriela Dabusti, señaló que la tarea en el Día Mundial del Donante de Sangre radica "en las redes sociales con testimonios de los donantes, porque en la era de las comunicaciones y en las redes nos pareció importante realizar una acción global".

El desconocimiento y el temor a contagios, afecciones, y mitos o preconceptos que frenan todo tipo de voluntad de donar. 

A su vez, la doctora Dubasti detalló que "el mensaje es que necesitamos donantes voluntarios porque tenemos un bajo porcentaje, sólo el 2 por ciento de argentinos son donantes voluntarios. La mayoría de los donantes son por reposición cuando tienen un familiar hospitalizado. Queremos donantes voluntarios, repetitivos y habituales".

Las estadísticas no son motivo de satisfacción alguna, propio en parte, de dos factores que la mencionada especialista detalló, por un lado al considerar que "la hemoterapia es una especialidad joven que tuvo su aparición de la mano con el sida, y los mismos hemoterapias estamos luchando para que sea reconocida por las otras especialidades". Por el otro, el desconocimiento y el temor a contagios, afecciones, y mitos o preconceptos que frenan todo tipo de voluntad.

En este aspecto, Dubasti dejo en claro que "no se pueden contagiar ningún virus porque es todo material descartable. El donante no tiene que venir en ayunas, puede consumir lácteos, no le va a pasar nada a nadie, y lo más importante es no venir con temor, pesar más de 50 kilos, entre 18 y 65 años, no haber contraído hepatitis a partir de la adolescencia, e incluso puede tener tatuajes, si estos se los realizó en un período superior a los seis meses".