Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"Estoy desesperada, nos tenemos que cuidar para toda la vida y somos pacientes de riesgo". El testimonio corresponde a una joven que contrajo dengue, asimismo su pareja y su hijo, producto de un depósito de agua de una obra situada a pocos metros de su vivienda, en el barrio porteño de Villa Urquiza.

Invadida por la angustia y el temor a contagiarse nuevamente, clama por las tareas de prevención correspondientes y el vaciamiento de dicho foco infeccioso. A pesar de que la atención está puesta en la expansión del coronavirus, al mismo tiempo el dengue se hace sentir en diferentes puntos del conurbano y de la ciudad de Buenos Aires, con síntomas y secuelas que afectan notablemente a quienes lo contraen.

Fe de ello pueden dar Valeria Vázquez, Agustín, su pareja, y el hijo de ambos, de 9 años. La primera en padecer la mencionada enfermedad fue la joven, quién detalló a Crónica que "me enteré de que mi vecina tenía dengue y a los pocos días sentí dolor de cabeza y después fiebre".

Ante semejante incertidumbre, Valeria acudió a las autoridades médicas, pero "pensaron que era coronavirus y me dejaron tres días sufriendo en mi casa, porque los síntomas son muy parecidos. Finalmente, me acerqué a una guardia y me confirmaron dengue".

Una obra, el foco

Por si fuera poco, a los nueve días su hijo presentaba el mismo cuadro y posteriormente corrió la misma suerte su pareja. El niño se encuentra en buen estado de salud, en tanto que el hombre continúa con 40 grados de fiebre. La gravedad del caso radica en que el foco infeccioso es un depósito de agua de una obra lindera al hogar de la familia, el cual no ha sido vaciado y, por lo tanto, la pareja y el menor están expuestos, como asimismo sus vecinos, en el barrio porteño de Villa Urquiza.

En este sentido, Vázquez remarcó que "nosotros debemos cuidarnos de por vida, porque, si nos pica otra cepa, tendremos dengue hemorrágico. Además somos casos de riesgo si contraemos el Covid-19. Hay cerca de diez personas con dengue en esta zona". En los últimos días su perro también fue infectado por un Aedes aegypti cuando estaba en el balcón del inmueble.

Frente a semejante peligro, la mujer solicita que se fumigue la zona, pero principalmente que limpien o desechen el agua acumulada a pocos metros de su residencia, que implica una amenaza constante.

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos