Mientras los chicos y su entrenador se recuperan, los investigadores tratan de descifrar la razón por la cual el grupo se adentró en la cueva. Algunos creen que entraron para resguardarse de la lluvia, en tanto que la hipótesis más fuerte es que ingresaron para cumplir con un ritual de iniciación para los adolescentes.

La cueva de Tham Luang es una de las más largas y profundas de Tailandia. No obstante, una advertencia deja muy claro que no se debe acceder a ella en temporada de lluvias. Por ese motivo, muchos se preguntan si el entrenador de fútbol, Ekaphol Chantawong cometió una grave imprudencia al dejarlos acceder y llevarlos tan adentro.

La versión del ritual tomó fuerza en las últimas horas por el testimonio de uno de los rescatistas. El buzo holandés Ben Reymenants habló con uno de los chicos atrapados, quien le confirmó que entraron a la cueva como "una especie de ritual de iniciación". Los chicos dejaron sus mochilas y sus zapatos "antes de entrar y trataron de llegar al final del túnel para escribir su nombre en la pared y volver", relató el socorrista.