Dejó un saldo de 5 muertos y dos heridos.

 

La campeona mundial Alejandra Rubio y otros cuatro fisicoculturistas murieron este jueves quemados al no poder salir del auto en el que viajaban luego de chocar frontalmente contra un camión en la ruta nacional 34, informaron fuentes policiales y judiciales.

El accidente ocurrió a primeras horas de la tarde en cercanías de la localidad de Pinto, población rural del departamento Aguirre, situada a 250 kilómetros de la capital santiagueña, cuando el automóvil conducido por Rubio chocó frontalmente contra un camión guiado por Luis Valdez, de 38 años, con residencia en Capital Federal.

Rubio, de 50 años, estaba acompañada por Elías Torres, Guadalupe David, Emanuel Villalba y Daniel Montivero, todos fisicoculturistas oriundos de Rosario que iban a competir en un torneo iberoamericano en la capital santiagueña, organizado por Miguel Ger.

Como consecuencia del violento impacto el automóvil se prendió fuego y los cinco ocupantes murieron quemados, mientras que el chofer del camión y un acompañante que aún no fue identificado, sufrieron graves heridas y fueron internados en el hospital zonal de Añatuya, cercano al lugar del accidente.

Con presencia en más de 20 torneos de la especialidad tanto en el país como el exterior, la rosarina había accedido en 2013 a la presidencia de la Asociación Argentina de Fitness y Fisicoculturismo (AAFF), afiliados a la Federación Internacional de Fitness y Fisicoculturismo (IBFF), además de dictar seminarios y charlas de nutrición y entrenamiento especializado. También realizaba exhibiciones en torneos y eventos en diferentes partes del país.

La deportista, que se había iniciado a los 20 años como bailarina, comenzó a estudiar para recibirse de instructora de aeróbico y stretching a finales de la década del ’80.

Entre los títulos internacionales más relevantes de la tricampeona del mundo de las especialidades fitness y bodybuilding, están además los subcampeonatos mundiales en Italia 2005 y Rusia 2007 y un tercer puesto en Eslovenia 2014.

En la zona del accidente, efectivos de Seguridad Vial, policías y bomberos de la localidad de Pinto trabajaron para retirar a las víctimas del auto y despejar la ruta, donde el tránsito permaneció interrumpido por más de tres horas.

Por disposición de la justicia del crimen de turno, se ordenó que los cuerpos fueran trasladados y sometidos a autopsias en la morgue judicial del Hospital de Añatuya.
 

 
El accidente ocurrió en la localidad de Pinto.