Cada 22 de febrero a las 8.32 en el andén 1 de la estación ferroviaria de Once, la alarma parece regresar todo el tiempo atrás y recordar la tragedia del 2012 que se cobró la vida de 52 personas y cientos heridos de diversa consideración, y que a pesar de tener dos años de sentencia en la justicia, la misma no la confirmó y los 21 culpables siguen caminando tranquilos por las calles mientras las familias destruidas intentan armar su vida de la manera que pueden.

Muestras de dolor, conmoción y pedido de justicia se mezclaron entre los familiares de las víctimas presentes en la estación y que esperan que la condene quede firme para que el alma de los fallecidos "descanse en paz" de una vez por todas. Paolo Menghini y María Luján Rey, padres de Lucas, llevaron adelante el sentido homenaje con emoción a todos porque contó con palabras emotivas de varios oradores, entre ellos Nora Cortiñas (cofundadora de Madres de Plaza de Mayo) o una de las madres de las víctimas de Cromañón, quien leyó un poema que ingresó al corazón de los presentes.

El sonido de la alarma a las 8.32 y la llegada de algunos pasajeros de una formación en otro andén, indicaron por un momento la diferencia de lo que nunca debió haber ocurrido y lo que hoy parece "estar en regla" en cuanto al transporte ferroviario. Además, se presentaron dos cantantes que recordaron a las víctimas y con su música llevaron a los familiares a un remanso tranquilo aunque sea por un instante.

Menghini le comentó a los medios presentes que "a seis años de la tragedia volvimos a este lugar para decir nuestra verdad, para decir como han sido estos seis años, para explicar lo que esperamos de la justicia y para explicar lo que esperamos del estado argentino. Tenemos que reclamar sentencia firme de las condenas de 2015, porque todavía la Sala de Casación no ha fallado y ya van más de dos años. Creemos que pasó un tiempo prudencial y dicen que en abril puede haber novedades, ojalá que sea así. Cada día que pasó es un día sin justicia y seis años es mucho tiempo para que este grupo que sufre todos los días".

Respecto a la sentencia, la misma tuvo lugar el 29 de diciembre de 2015 cuando el Tribunal Oral Federal 2 condenó a 21 personas, entre ellos a los funcionarios de ese momento Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi y Claudio Cirigliano, aunque esta determinación judicial no fue confirmada y nadie se encuentra en prisión por la tragedia de Once.

En tanto, el secretario de Derechos Humano, Claudio Avruj, agregó que "la justicia tiene deudas pendientes y está bien que el presidente (Mauricio Macri) escuche estos reclamos, y ver sin intromisión en la justicia cómo se puede ayudar, por otro lado, así como surgió la ley de víctimas donde los familiares de Once tienen un rol importante y lo hemos trabajado, seguramente aparecerán otros reclamos que tienen que ver con la vida de las familias. Uno que trabaja en Derechos Humanos y estuvo de cerca en tragedias como la Embajada, Cromañón, AMIA, Once, Mendoza, entiende que las tragedias no concluyen con el día del hecho sino que a partir de ahí, se despierta un mundo donde las ausencias modifican la vida de las familias y requiere una presencia constante del estado".

Finalmente, Angel Cerrichio, padre de Matías, dijo que "los primeros tres años fueron los más difíciles porque empezamos con 4 o 5 personas, pero después se fueron acrecentando y luchamos contra el poder de ese momento y hoy esperamos que las condenas sean firmes y que los condenados vayan presos".

Además, el presidente Mauricio Macri recibirá es tarde en la Casa Rosada a los familiares de las víctimas. El encuentro entre el jefe de Estado y las familias de los fallecidos en el siniestro ocurrido el 22 de febrero de 2012 se llevará a cabo a las 14.15 en el Salón Norte.