El precio del pan aumentó un 15% en gran parte del país y este jueves subirá por encima de ese porcentaje en la Capital Federal. Por eso, se estima que el kilo del producto llegará a 90 pesos en algunos barrios porteños.

El precio de la bolsa de 50 kilos de harina tenía un precio de 600 pesos la semana pasada y hoy se está vendiendo a entre 900 y más de 1.000 pesos. 

Por esta razón, la ventas de harina están suspendidas desde el lunes por la especulación de los acopiadores del trigo y la industria molinera respecto al precio del dólar. 

Los molineros y acopiadores le echan la culpa al Gobierno y a los productores y empujan a las panaderías a aumentarle el precio del producto final a los consumidores, generando una fuerte presión sobre el bolsillo. 

"La panaderías se están fundiendo y están cerrando. Y esto no pasó nunca, ni en el 2002 cuando también había especulación por el dólar", dijo José Álvarez, presidente de la Cámara de Industriales panaderos de la Capital Federal.