Por Fedra Abagianos
@trinityflux

La crisis hace que tengamos menos posibilidades de recaudar entre la gente. Pero, aunque nos endeudemos, vamos a seguir dándole de comer a la gente", aseguró el Dr. Carlos Alberto Garavelli, presidente de la Fundación Padre Mario Pantaleo, hijo de Perla, quien quedó a cargo, junto a su madre, del legado del padre Mario luego de su muerte en 1992.

A un día de la "Cena Anual de Recaudación de Fondos", el encuentro benéfico que se hace desde hace más de veinte años, Crónica recorrió junto a Garavelli la Obra del Padre Mario, una organización que promueve el desarrollo humano a través de distintos proyectos y servicios, que beneficia a más de 35 mil personas en la comunidad de González Catán.

La Obra que tiene más de 50 años creciendo para albergar y acompañar cada vez a más gente que lo necesita, ha debido atravesar muchas crisis. "Hay tres líneas negativas para el desarrollo de lo que hacemos, por un lado el aumento de las tarifas que impactan sobre los costos del funcionamiento de la Fundación, por otro que tengamos menos posibilidades de recaudar entre la gente solidaria, y lo más significativo, que han aumentado las necesidades de la gente que acude a la obra", explicó Garavelli.

Para Garavelli, hubo muchas crisis desde que el padre Mario comenzó a realizar obras en función de ayudar y acompañar a la gente que más lo necesita. Cada una de esas crisis ha tenido sus propias características y sus propios desafíos. "En el 89 durante la salida de Raúl Alfonsín, fue un cimbronazo muy grande la hiperinflación pero en esa época todavía vivía el padre Mario y eso tenía una salida por sí mismo, por su poder de convocatoria", contó.

"Después vino la crisis del 2001, ahí el padre ya no estaba, resultó bastante difícil salir y nos endeudamos pero hoy las necesidades de la gente han aumentado y en el tercer cordón del conurbano, que es donde estamos ubicados, esas necesidades repercuten con mucha fuerza", explicó Garavelli.

De esta crisis que el presidente de la fundación cree que es profunda, también cree que se puede tener mayores posibilidades de salida. Pero en este contexto, la obra, que tiene unos 700 empleados, también tiene un gasto inmenso. "Uno a veces se pregunta si se hace cargo de esos gastos o si les da de comer a 2 mil o 3 mil personas y a pesar de todo la respuesta sale naturalmente: vamos a dar de comer gente y nos endeudamos", expresó con resignación.

Chicos, adultos mayores y personas con discapacidad son los más beneficiados por la obra que comenzó hace muchos años el padre Mario, que luego continuó Perla junto a su hijo, y que hoy ese hijo lleva adelante con tanto esfuerzo y con la misma dedicación. "Tuve la suerte de estar prácticamente desde que comenzó la obra, y después con la fundación. Él me nombró junto con mi madre para que hiciéramos funcionar la obra de acuerdo a su manera de pensar", contó el médico.

En los lugares que él le mostró y donde imaginó la obra hoy se encuentran todos esos espacios que el padre Mario proyectó y muchos más. "¿Padre, hasta dónde va a llegar? ¿Cuándo va a parar de construir?", le decía Garavelli a Pantaleo cuando comenzó con esta idea solidaria. "Cuando terminó de construir la secundaria, ya estaba empezando la facultad... Acordate que va a faltar más lugar, me decía, y tenía razón", recordó el médico.

Es la gente a la que él ayudó la que se sintió "curada con su don" y la que agradeció su presencia, la que hoy contribuye a que esta obra continúe con el mismo objetivo que el padre Mario soñó, ejecutó y llevó adelante. Son unas 35.000 personas las que reciben ese apoyo y ese acompañamiento, que van a los distintos comedores y merenderos, que hoy están superados por la demanda.

"De los chicos que van a la escuela tenemos que becar al 10%, pero lo estamos haciendo con muchos más. Nosotros no podemos dejar de ayudar a los chicos porque los padres no pueden hacerlo. La Obra tiene en su red el objetivo de ayudar a mejorar la calidad de vida y el desarrollo humano de la población de González Catán", explicó Garavelli.

El médico explicó que en González Catán el impacto de la crisis repercute muchísimo más. "Porque es gente con salarios bajos, de changas, y son los que en verdad están sintiendo duramente el impacto de los mayores costos, la inflación, las tarifas, y es a ellos a quienes tenemos que tratar de darles respuestas", dijo.

El médico, que era especialista en terapia intensiva en Rosario, ahora se dedica de lleno a continuar la obra que dejó el hombre que fue conocido como un sacerdote sanador y un ferviente servidor de los pobres y los desprotegidos.

"Más allá de toda la obra, la vocación de servir del padre Mario era extraordinaria. Un hombre poco conversador en general, pero con una visión social extraordinaria. Hagamos una habitación más, bequemos a más chicos para que vayan a la escuela, me decía. Él siempre prefería que el chico se quede en su casa porque para él no había nada más digno que la propia casa", contó el médico.

"En las escuelas no se enseña catecismo, las escuelas son para todos y que vengan los que quieran", le decía el padre Mario a Garavelli. "Él tenía interés de que la gente se formara en la fe pero no que fuera en la escuela", explicó.

Según Garavelli, a veces lo "tildan" de ser "poco pesimista o entusiasta". "Esta postura tiene más lógica dentro de la obra porque sabemos que desde arriba él nos apoya. El padre ya nos ha demostrado que nos está respaldando", dijo y agregó: "Hoy ese optimismo lo tengo un poco bajo porque veo una potencial situación dramática por eso les pedimos a todos los que lo conocieron que nos apoyen".

Ver más productos

Jacinto Hoyuelos Gonzalez, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Jacinto Hoyuelos González

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos