Si la emergencia sanitaria mejora incluso en Brasil, que todavía estaba abrumado por los casos hasta hace unos meses, es una señal de que lo peor parece haber quedado definitivamente atrás y podemos empezar a mirar la situación económica con optimismo. Por esta razón, entre otras cosas, surgen señales muy alentadoras, como la confirmación de la subida esperada del PIB de las quince principales economías del mundo en el segundo trimestre de 2021. Por no hablar de la bolsa, específicamente Nasdaq y Dow Jones, cuyos índices han estado sobre los niveles más altos de siempre, un hecho imposible de predecir hace poco más de un año. Pero observando atentamente, a nivel internacional se ha distinguido en este primer semestre, la actuación de Azimut Holding, empresa italiana entre los líderes mundiales de capital de riesgo, que actualmente gestiona masas de capital por casi 70.000 millones de euros. Hablamos de ello con el CEO, Gabriele Blei.

El primer trimestre de 2021 registró resultados extremadamente positivos para Azimut.

Desde el punto de vista de las entradas netas, el Grupo Azimut registró 9.400 millones de euros en entradas en el primer trimestre de 2021 (incluida la adquisición de Sanctuary Wealth), con lo que los activos gestionados superaron los 72.000 millones de euros, un nuevo récord para nuestra empresa. En particular, en el primer trimestre, el Grupo recaudó 2.500 millones de euros netos de la adquisición de Sanctuary Wealth, equivalente a 2,6 veces las entradas netas registradas en el mismo período de 2020.

También continuamos nuestra actividad en los Mercados Privados, particularmente en Estados Unidos, donde en marzo firmamos un acuerdo con los family office de las familias Bezos y Moross, para desarrollar HighPost, una compañía de capital privado enfocada al sector de consumo.

La calidad de las decisiones de gestión también contribuyó significativamente a estos desarrollos comerciales en el primer trimestre, respaldados por nuestro equipo global de gestión de activos, que generó un rendimiento promedio ponderado neto positivo de alrededor del 4% para los clientes desde principios de año, superior al Índice Azimut Morningstar de c. 2%.

Todo ello nos da confianza, para empezar el primer trimestre del año de la forma correcta, con el fin de alcanzar el objetivo de beneficio neto en 2021 de 350 millones de euros.

Azimut comenzó el año de una manera extremadamente dinámica: recordamos, entre muchas otras, las operaciones de capital de KAAN y la participación minoritaria en HighPost Capital, de la que también se ha hablado mucho por la presencia de Mark Bezos, hermano del fundador de Amazon, Jeff. ¿Qué importancia tienen estas operaciones a nivel estratégico? ¿Son estas operaciones diferentes o se describe una estrategia a largo plazo?

La estrategia es clara y el camino se trazó hace muchos años: queremos seguir siendo una boutique, conservando la independencia, la flexibilidad y la rapidez de ejecución. Esto nos permite ser los únicos que trabajamos en 17 países, desarrollando la integración entre gestión y distribución siempre que sea posible, sin conflictos de intereses. A esto hemos agregado el deseo de democratizar productos alternativos para permitir que los inversores minoristas tengan acceso a clases de activos que históricamente han generado mayores retornos (7-10% en crédito alternativo y 12-16% en capital privado) que las clases de activos tradicionales. En un contexto de tipos de interés bajos y mercados financieros que podrían revertir la tendencia positiva, estamos dando a nuestros clientes y nuestras redes de distribución, una oportunidad concreta para seguir ofreciendo un servicio innovador con rentabilidades positivas en el medio y largo plazo.

De ahora a fin de año, ¿cuáles son los objetivos? ¿Y cómo ves la evolución del mercado en el año del reinicio?

Tenemos el objetivo de alcanzar los 350 millones de euros de beneficio neto en condiciones normales de mercado. El año todavía es largo, pero después del primer trimestre confiamos en que también lograremos este desafiante objetivo.

Los mercados financieros tienden a adelantarse a la buena noticia y, también en este caso, gracias al lanzamiento de la campaña de vacunación en muchos países, han vuelto a correr, aunque ante la presencia de algunos factores que no deben subestimarse, entre ellos el incremento en tasas de interés, vencimiento largo y retorno de la inflación, así como múltiplos y valoraciones que comienzan a ser altas, lo que podría acentuar la volatilidad en los mercados.