El aberrante hecho sucedió en el norte de la provincia de Buenos Aires, ciudad de San Pedro donde un hombre se había escapado de un geriátrico, por lo que una empleada salió a buscarlo. Al encontrarlo, comenzó a agredirlo. Primero lo amenazó, le gritó y luego lo tomó de un brazo para forzarlo a caminar.

Sin embargo, ante la medida de fuerza, el anciano si tiro sobre el cordón de la vereda y se negó a acompañarla al asilo. Luego de unos minutos de forcejeo, el abuelo desistió ante las agresiones de la empleada y empezó a avanzar contra su voluntad mientras era arrastrado a la vista de todos.

El hombre vivía en la calle hasta que fue institucionalizado por las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Humano de San Pedro.

El incidente fue filmado con un celular por una vecina y fue denunciado por los medios de la zona.