Con los últimos aumentos, el kilo de pan se vende entre $100 y $120 en los distintos comercios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano. Entre la harina, el combustible y los servicios, se estima que en las próximas semanas el valor podría volver a corregirse al alza.

En ese marco, un sector de los panaderos había propuesto días atrás un "acuerdo de precios" para congelar la tarifa, "siempre y cuando no aumenten los servicios y la harina".

La versión corrió por los medios como una posible medida a tomar por el gobierno entrante, ya que se la comunicaron al futuro ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

Sin embargo, lejos está de ser algo avanzado, y todo habría quedado apenas en intenciones. "Hasta ahora nadie nos contactó, y algo así requiere de coordinar demasiados temas como para que sea factible", dijeron desde el sector harinero.