Una familia acusó a un peluquero de haber abusado sexualmente hace tres años de una clienta, que entonces tenía 15, y hubo incidentes frente a su local en Quilmes. Con el correr de las horas hubo más denuncias. Se estima que las adolescentes que pasaron por esta misma penosa situación serían cinco.

El hecho ocurrió cerca de las 19 del domingo en el negocio ubicado en la calle Humberto Primo, casi esquina de José de San Martín. Efectivos de la Prefectura Naval observaron un tumulto en una peluquería. Allí, se encontraron con una mujer de 46 años, que intentaba agredir al peluquero y dueño del local estético, de 42 años. La mujer denunció que hace tres años el peluquero manoseó a su hija mientras la atendía.

Los efectivos decidieron trasladar tanto al peluquero como a la madre y la víctima a la Comisaría 1ª de Quilmes. Allí, se hizo presente el fiscal Alejandro Ruggeri, titular de la UFI Nº 10 de Quilmes, especializada en casos de violencia familiar y de género. El fiscal le tomó declaración testimonial a la joven, que en la actualidad tiene 18 años, y a su madre y luego procedió a notificar sobre la formación de una causa por "abuso sexual" contra el peluquero. El acusado, en tanto, quedó demorado un par de horas en la propia comisaría y luego recuperó la libertad.

La mujer denunció que hace tres años el peluquero manoseó a su hija mientras la atendía.

Familiares y allegados a la víctima decidieron dejar retratado un escrache en las persianas y la puerta de la peluquería. Con aerosol escribieron: "Acá hay un acosador", "HDP, violador", " Peluquero violador HDP" o "Acosador de menores". El acusado había montado la peluquería hace unos años junto a su pareja. Ambos atendían a los clientes y ya eran bastante conocidos en la zona. Ante las acusaciones contra su marido, la mujer no hizo ninguna declaración.

La familia de la víctima decidió continuar con la denuncia con publicaciones en las redes sociales, donde convocaron al resto de vecinos y otras posibles víctimas, a realizar un escrache en la puerta de la peluquería para este martes. A raíz de esa publicación, otras mujeres y jóvenes se animaron a brindar sus testimonios y denunciaron que ellas también habían sido abusadas.

Las víctimas denunciaron que los abusos se cometían en el primer piso de la peluquería, lugar al que el coiffeur las llevaba para realizar el tratamiento de alisado de pelo. Ese procedimiento requiere el uso de productos con olores muy fuertes y habitualmente se opta por realizarlo en un lugar aislado de los locales, para no generar malestar entre el resto de los clientes.

Hasta el momento, al menos dos denuncias diferentes quedaron asentadas en las oficinas policiales. De avanzar estas denuncias es posible que se unifiquen todas en un solo expediente. Igualmente deberá ser indagado por cada hecho que se le sume. En principio, hasta el momento no se enfrentaría a ninguna restricción legal para poder seguir ejerciendo su profesión.

Cuando sea llamado a indagatoria podrá hacer uso de su derecho a negarse a declarar si así se lo aconseja su abogado. La indagatoria se formalizará cuando el fiscal tenga todas las pruebas realizadas. Pedirá pericias psicológicas.

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos